Las introducciones en los videojuegos




No no, olvídate de guiones increíbles, imágenes cinemáticas, y música de Hans Zimmer, porque, aunque eso pueda formar parte de la intro de un videojuego, aquí en este blog de lo que queremos hablar es de INTROS DE VIDEOJUEGOS. Lo de hoy en día parece mas bien un cortometraje con miles de millones de presupuesto.

No quiero hablar en este post de las pantallas estáticas con los muñequitos moviendose como en Super Mario Bros 3, ni de las "nitro logo" como en el Sonic o demos del juego como en cualquier arcade, quiero hablar de las introducciones que te contaban algún tipo de historia, ya fuese solo texto, texto con imagen o intros animadas.

Dado que existen cientos y miles de juegos con intros clásicas, solo vamos a ver un ejemplo o dos por apartado.

 

Solo texto : 

Sin imágenes ni movimiento ni ná de ná, solo la historia, esa bonita historia que no necesita nada más para emocionarte.

 

Texto e imagen : 

Una imagen vale más que mil palabras.

 

Solo animación: 

No hace falta narrarte la historia, se entiende solo con la imagen.

 

Animación Motion Graphics :

Dibujos estáticos que cobran "vida", una técnica con resultados muy buenos.

 

Atentos a la intro del primer juego de Mr. Roboto. Os va a encantar, ¡prometido! ¡Un homenaje a las introducciones clásicas!

 

 

Los bocinazos musicales de la prehistoria del silicio




Mi querida Atari 2600, la primera consola, mi primera consola...............

Bueno... Querida ahora, porque de pequeño la odiaba, la odiaba muchísimo, pero no era culpa de ella. Era culpa de las circunstancias: la tuve tarde, muy tarde, en 1989, cuando ya era tecnología obsoleta por completo, mientras los demás disfrutaban de sus Amstrad, MSX, Amiga, etc, con gráficos alucinantes, yo sufría una consola cuyos mandos tenían un solo botón, los gráficos eran cuadrados gordos con dos frames de animación y sus dos canales de sonido producían unos bocinazos de aúpa. 

Aquellos bocinazos te sacaban de quicio, pensaba por aquel entonces que un camión y una mula rebuznando hacían mejor pareja musical que los dos canales de la vetusta 2600. Los juegos por lo general tenían solo efectos de sonido, y las pocas músicas que había eran de 10 segundos máximo, 10 segundos donde la palabra disonancia se desgastaba del uso exagerado de las ídem; 10 segundos de melodías anodinas que ningún amante del videojuego recordará nunca porque el cerebro como defensa olvida los traumas... Hasta que un día, tras una comida copiosa, tu primo por parte de padre se tira una ventosidad y a ti te da un ictus por recordar cómo sonaba los bajos de la melodía del Pac-man.

Pero os tengo que confesar que ya de jovencito me imaginaba que en realidad este chip era una bestia salvaje por dominar, pese a estar muy limitado desde muchos puntos de vista técnicos. Poseía virtudes de las que carecía el resto, contundencia y amor al reto, contundencia por su naturaleza de ejecutor de efectos de sonido. ¿Podrían quedar bajos, baterías y electro-sonidos-varios decentes con esa capacidad? Y reto por la dificultad que entrañaba el hacer algo molón en un sistema de dos canales donde todo era una anarquía absoluta, no sabías cómo iba a sonar nada hasta que compilabas la rom y mil detalles más desastrosos que ya comentaremos. 

Y es aquí cuando llegamos a los años dosmiles. Más de 10 años después de la muerte de la bicha vieja, la scene decide hacerla sonar de nuevo, revivir el chip TIA, aprender de las virtudes que tiene y ............ BINGO,  efectivamente, esa maldita máquina era, efectivamente, una bestia increíble, y ya domada podía hacer cosas estupendas. Todo suena como nunca, la fuerza de las bases es inmejorable y el resto de sonidos es tan original y característico que rápidamente lo identificas con el TIA de la 2600. Siguen siendo bocinazos y rebuznos digitales, pero corrigiendo errores y utilizados los sonidos sabiamente, aprendimos que se pueden combinar de tal manera que dudases del origen y alabases a los dioses por tamaña obra y reencuentro.

 

 

En Mr. Roboto disponemos de trackers de la 2600 y sabemos cómo hacerlos sonar a tope; no descartamos dar placer a vuestro oídos en un futuro con esta especie de electro-dumbstep-8bitero del que presume esta vieja gloria prehistórica de silicio.